“La imagen es un ojo creativo colectivo” María Vilma Fonseca, en detalle

Un instante que trasciende el tiempo. Una lágrima que aún no cae. Una sonrisa que frena el tiempo. Una persona, una historia que nunca muere. La fotografía es el retrato de una forma de pensar, un punto de vista, una forma de comunicación atemporal y universal.

María Vilma Fonseca lo sabe y es apasionada de esa fotografía que impacta desde la emoción, retrata personas y, con ellas, historias y experiencias que se expresan. Todo comenzó por gusto, por placer, se apoderó del arte, estudió y sus proyectos comenzaron a conocerse y a desafiarla en nuevos retos: “Me declaro multifacética y tengo la bendición de que la fotografía sea mi trabajo. Es un modo de alcanzar sueños y de medir mis avances, es de las cosas que más me reta en la vida”.

Como fotógrafa, María juega con su propio estilo, no le teme y capitaliza sus cualidades: “Tengo un estilo propio, cada persona, cada ojo tiene una percepción diferente de las cosas que podemos ver y analizar. Tiene que ver con el conocimiento, los valores y una gran gama de condiciones de vida que nos hacen ver la vida y los momentos de muchas maneras diferentes”. También refleja versatilidad en sus fotografías, tanto desde el detalle como desde grandes ángulos: “Dejo muy transparente la forma no sólo en como veo la vida, sino como la siento. Y ahí está mi estilo y mi personalidad plasmada”.

Artistas como María persiguen sus desafíos en la expresión todos los días. Buscan desde la intensidad de sus experiencias hasta la dinámica y apresurada cotidianeidad para detenerse en el tiempo, dejar inspirarse y perpetrar la imagen. Para ella, la inspiración surge desde muchos frentes: “Las emociones, lo que sentimos, lo que vivimos. Darle consciencia a el minuto, a cada rato de vida, dejar de vivir dormidos y estar presentes de cuerpo y mente”. La inspiran sus hijos, el paso del tiempo que los hace grandes y la forma en que afrontan la vida. También “la naturaleza pero no desvinculada de nosotros, sino en nuestro contacto con ella, sus texturas, colores, su evolución y transformación”

“Es un arte lograr comunicar tantas cosas, experiencias e historias en un cuadro, es el arte de expresar sin palabras, sin tener que hablar ni escuchar. Con sólo la vista, podes a veces comunicar hasta lograr transformar”. Y esto, para María es una forma de acercarnos a la realidad: “En una fotografía nos detenemos y detallamos viviendo en un mundo tan acelerado. Nos cuesta ver la simpleza de las cosas y una fotografía resalta aquello que, muchas veces, ni determinamos. La imagen es un ojo creativo colectivo”.

Ella nos cuenta que la fotografía trasciende la idea de imagen y se potencia con la idea de personalidad. “Cada fotografía adquiere características especiales que la llevan a ser única. Es como ponerle alma, darle vida”. Al mismo tiempo, la considera una herramienta de comunicación que “aporta creatividad y tiene la capacidad de sustentar lo que se quiere comunicar, ilustra y gráfica. Además tiene el poder de llamar la atención una manera más eficiente”.

María Vilma Fonseca es fotógrafa, también artista, pero también es comunicadora y vive en un entorno de avance tecnológico que cambia a pasas agigantados, democratiza la expresión artística y la hace cada vez más universal. La fotografía es “maravillosamente accesible, nos comunicamos mayormente a través de ella, selfies, snapchats, instragrams, nos deja grabar la historia a todos. No existe brecha si podemos manejar una cámara o no. Creo que es al revés, podemos descubrir talentos creativos, gente que ve la vida de otra manera. Esa creatividad no la da una cámara pero sin duda es increíble como a través de un teléfono y sin ser fotógrafos podemos guardar nuestro día a día”. Sin embargo, marca la diferencia con la profesión de los fotógrafos y afirma que “no se pierde el valor de algo por hacerlo accesible, se pierde el valor cuando no se aprecia el talento innato”.

María lleva su máquina por la vida, el pulso no le tiembla para reflejar lo que ve y sus fotografías, cada día, marcan las escenas de una nueva emoción, una nueva historia.

¿Te interesa mejorar las fotografías de tu marca personal? Escribime a laura@laumonteroc.com

Dejar un comentario

Regresar